¿A los pastores alemanes les gusta abrazar?

Recientemente adopté un adorable pastor alemán de un refugio. Es sin duda un perro enorme y, hasta donde yo sé, un excelente perro guardián. Lo he adoptado como perro guardián, pero también como compañero. Por naturaleza, soy una persona a la que le encanta abrazar. Espero que él y yo podamos convertirnos en buenos amigos tan pronto como se acostumbre a su nuevo hogar. No sé mucho sobre esta raza, pero quiero aprender todo lo posible para hacerlo feliz. Quiero ver si en algún momento se abrazará felizmente conmigo o si es un perro que es sólo un perro guardián.

Después de un largo día de trabajo en mi jardín, decidí tomarme unos minutos para investigar este tema. Esto es lo que descubrí.

¿A los pastores alemanes les gusta abrazar?

¿A los pastores alemanes les gusta abrazar? A la mayoría de los pastores alemanes les gusta abrazar. Su preferencia por los abrazos depende en gran medida del perro individualmente único, más que de la raza. Quieren estar cerca de sus compañeros humanos y se abrazarán o se acurrucarán a su lado de vez en cuando.

Estos abrazos o caricias pueden deberse a una serie de razones que varían de un momento a otro en su día, pero una cosa es segura, muestran amor y afecto.

Esta situación no significa que esta raza sea una chinche de abrazos que se arrastrará sobre un regazo en cada oportunidad y dará besos y abrazos. Esta raza no está criada para este tipo de afecto. Son muy leales y trabajadores y se toman en serio lo que hacen.

Se vinculan muy estrechamente con sus seres queridos y esta es la base de su vínculo que los hace estar cerca y abrazados. Para los posibles dueños de perros que buscan un perro inteligente, trabajador y adorable, ¡esta raza de perro es perfecta!

El pastor alemán es una raza de perro que funciona. Cualquier trabajo que quieran hacer, lo hacen bien. Son inteligentes, saludables y aprenden rápido. Por estas razones, se utilizan ampliamente en el trabajo militar y policial. También se utilizan como perros de terapia y otras profesiones de la comunidad para servir a los demás.

Muchas personas tienen un malentendido sobre la raza de perro pastor alemán de que estos perros no son cariñosos y no les gusta abrazar. Su tamaño e historia dan una impresión errónea de ellos.

Leales por naturaleza, son una raza de perros que prospera mejor cuando están cerca de su compañero humano o de sus seres queridos.

Forman relaciones muy estrechas con su familia o compañero humano, y estar cerca de ellos es una parte esencial de su felicidad.

Cuando pensamos en un perro al que le encanta abrazar, podemos pensar en un perro faldero que se sienta encima de nosotros y se acurruca en nuestro regazo. Los besos, abrazos y caricias con estos perros son cómodos. El pastor alemán no es ese tipo de raza.

A pesar de su tamaño, todavía necesita mucho amor y afecto, incluso abrazar a su compañero humano. Es probable que este abrazo se vea y se sienta diferente, a menos que, por supuesto, su compañero humano quiera tener un perro grande de ese tamaño sentado en su regazo y ser usado como sofá.

El amor y el vínculo que forman a través de estos tiernos momentos son la base de una relación de por vida que formarán. Este vínculo es inquebrantable para el pastor alemán. Son una raza de perro muy leal.

¿Cómo se abrazará un pastor alemán?

Hay muchas formas en que un pastor alemán puede acurrucarse y crear un vínculo físico estrecho con su compañero humano o su familia.

El perro pastor alemán podría acurrucarse apoyándose en su compañero humano. Esta inclinación es una forma de que sientan el consuelo de saber que su compañero humano está ahí para ellos cuando lo necesitan, y una forma de mostrarle a su compañero humano que ellos también están ahí. El vínculo va en ambos sentidos.

Con un perro de este tamaño, el compañero humano puede sentir el peso de su amor y devoción. Estar sentado en un regazo puede no parecer tan cómodo como le gustaría al propietario, pero no obstante es amor, devoción y afecto.

Otra forma en que podrían abrazarse es apoyando la cabeza o la pata sobre su compañero humano o ser querido. Esta conexión puede mostrar a su dueño una forma pasiva pero devota de ser amado y la lealtad del pastor alemán.

Los pastores alemanes ofrecen besos y abrazos y les encanta que les froten la barriga y los abracen sus seres queridos. Esta condición puede no ser tan común como en otros perros.

Hay algunos pastores alemanes que, cuando se les permite, se convierten en compañeros de cama y comparten la cama con su compañero humano. Compartir la cama puede ser una excelente manera de acurrucarse con un pastor alemán sin ser aplastado. Este arreglo para dormir también es una excelente manera de pasar el tiempo y relajarse.

Muy a menudo, un perro pastor alemán se acurruca cerca de su compañero humano. Si esta cercanía siempre incluye besos y masajes abdominales depende del perro.

¿Cómo puedo animar a un pastor alemán a acurrucarse?

Existen numerosas formas de alentar a un pastor alemán a abrazar, lo cual es fácil y fortalece el vínculo entre los perros y los compañeros humanos. Dependiendo del perro y de su vida anterior en el hogar, puede llevar tiempo y energía mostrar más amor y afecto.

Este afecto abierto debe comenzar con el dueño del perro. Tiene que ser un ritual en el Día del Perro Pastor Alemán, similar a comer y dar un paseo. Puede ser necesario para una raza de perro que sea un poco menos tierno que algunas otras razas.

¿A los pastores alemanes les gusta abrazar?

Pasar unos minutos por la mañana antes de levantarse o después del desayuno no solo para atender sus necesidades sino también para fomentar los abrazos y el cariño es un buen punto de partida. Después, estar abierto a momentos espontáneos en los que esos momentos pueden ocurrir durante el día aumenta la probabilidad de que esto suceda.

Por ejemplo, puede ayudar sentarse en el suelo o afuera en la hierba y animar al pastor alemán a sentarse. Si les importa mostrar afecto por las palabras, pueden ofrecer lo mismo.

Como se mencionó anteriormente, esto no se puede hacer de inmediato. El pastor alemán puede tardar días o más en comprender y aceptar estos momentos como parte integral de su jornada laboral. Se puede hacer y los beneficios bien merecen el esfuerzo.

Un ritual o un horario para los momentos amorosos de un día, combinado con una actitud abierta a los momentos espontáneos, forman la base de una conexión sólida, sana y amorosa entre el dueño y el perro.

Los pastores alemanes son perros brillantes que aprenden rápido. Probablemente encontrará su camino rápidamente, y puede encontrar a este perro trabajador que se toma el afecto muy en serio. ¡En poco tiempo, este gran oso de peluche para perros se acurrucará en un regazo, te guste o no!

¿Cuáles son algunas de las razones por las que a un pastor alemán no le gusta abrazar?

La razón principal por la que a un pastor alemán no le gusta abrazar es por su origen racial. Es un perro de trabajo que se toma su trabajo y tal vez la vida muy en serio. Proteger a sus seres queridos, vigilar los problemas del hogar, ayudar a sus dueños y servir en la comunidad son deberes muy nobles y honorables.

Pueden abrazarse aquí y allá, pero es poco probable que alguna vez se conviertan en perros falderos, ¡gracias a Dios por eso debido a su tamaño!

Siempre tienen un trabajo que hacer, ya sea asegurarse de que los niños se queden en el patio o el cartero que entrega el correo y no entrar a la casa. Esta mentalidad de perro guardián tiene sus raíces en quiénes son y debe ser respetada.

Otra razón por la que no quieren abrazar o abrazar a menudo es por su salud.

Dependiendo de la salud y la edad del pastor alemán, es posible que quieran o no abrazar.

Los problemas de salud existentes o no descubiertos pueden causar este problema. Un dolor de pata, falta de sueño, hambre, deshidratación, dolor de estómago u otros problemas menores pueden hacer que se sientan menos cómodos.

¿A los pastores alemanes les gusta abrazar?

Cualquiera sea la razón, si el pastor alemán no se siente cómodo, es mejor si su compañero o dueño humano respeta esto y nunca trata de impulsar el tema. Si se sienten incómodos de alguna manera y su compañero humano no puede resolver el problema, a veces es necesario consultar a un veterinario.

Último pensamiento

A todos les gusta acurrucarse en un momento u otro. El pastor alemán no es diferente en este sentido. La frecuencia y la forma en que les gusta abrazar es tan única como los propios perros.

Cuando abrazamos a quienes son como perros, ¡recibiremos todo el amor, la devoción y los abrazos que necesitamos!