Aceite de neem para mascotas: ¿es seguro?

Hoy vamos a hablar del aceite de neem, ya que últimamente se habla mucho de él. Se ha promocionado como un producto milagroso, especialmente como repelente de insectos. También como calmante de la piel, tratamiento antiparasitario y antiinflamatorio. ¿Pero está a la altura de las demandas? E incluso si lo hace, ¿es seguro?

Si bien los veterinarios dicen que el aceite de neem puede beneficiar a algunos animales, existen límites a lo que puede hacer. Antes de probarlo en su perro, averigüe los riesgos que implica y cómo utilizarlos de forma segura y eficaz.

¿Qué es el aceite de neem?

El aceite de neem es un aceite extraído del neem (Azadirachta indica), un árbol originario de Sri Lanka, Birmania e India y que ahora se cultiva en regiones tropicales de todo el mundo.

Los médicos ayurvédicos usan la mayor parte del árbol para tratar diversas dolencias. Muchas veces se usa aceite de semilla, normalmente como aplicación tópica. El aceite prensado en frío es el método preferido de extracción de aceite, y el color del aceite varía de amarillo a marrón a rojo.

El aceite de neem contiene ácidos grasos esenciales omega-6 y omega-9 y vitamina E, pero la mayoría de sus beneficios se atribuyen a los triterpenos. Los triterpenos son un compuesto químico en plantas y animales que les permite controlar la inflamación.

Los triterpenos más comunes son azadiractina y nimbina. La azadiractina es un fuerte insecticida y se sabe que la nimbina tiene efectos antiinflamatorios, antisépticos, propiedades antifúngicas, antihistamínicas y antifebriles.

¿Pueden nuestras mascotas beneficiarse del aceite de neem?

El aceite de neem se usa de manera más fiable como repelente. El aceite de neem se puede usar por vía tópica para repeler y matar insectos comunes que pican, incluidos mosquitos y pulgas. Es dudoso que el aceite de neem sea eficaz para repeler y matar garrapatas.

Su eficacia depende de varios factores. La capacidad del aceite de neem para ser antimicrobiano y antiparasitario es variable en función de la susceptibilidad del cuerpo para el que se usa para disuadir y la concentración, frecuencia y duración del uso del producto.

Los veterinarios no recomiendan el uso de aceite de neem, o cualquier otro remedio a base de hierbas, como repelente único y dicen que debe usarse junto con los preventivos tradicionales.

Los mosquitos, las pulgas y las garrapatas transmiten enfermedades potencialmente mortales como el gusano del corazón, Babesia, Bartonella, la enfermedad de Lyme, Tenia y otros.

Los dueños de mascotas que opten por el aceite de neem como único repelente deben ir regularmente al veterinario para realizar pruebas y comprobar si hay parásitos en ellas. Se recomiendan análisis de sangre cada tres a seis meses para las mascotas a las que no se les previene mensualmente por pulgas, mosquitos y garrapatas.

Las pruebas monitorearán el gusano del corazón y las enfermedades transmitidas por garrapatas. Cuanto antes sea el diagnóstico, más fácil y menos costoso será el tratamiento en la gran mayoría de los casos.

Algunas de las compuestos del aceite de neem, como azadiractina, nimbina, ácidos grasos esenciales y vitamina E, sugieren que también puede ser eficaz en el tratamiento de la tiña y los demodécicos, como la sarna, calmando la piel inflamada y reduciendo la picazón. Sin embargo, no hay estudios que lo documenten eficacia de aceite de neem para el tratamiento exitoso de estas condiciones.

Cómo usar el aceite de Neem

El aceite de neem sólo debe usarse tópicamente y debe evitarse su ingestión. Está disponible comercialmente en forma de tinturas tópicas, aerosoles y champús. Sin embargo, no todos los productos son iguales. Estos productos generalmente no están regulados y la pureza de los ingredientes puede ser cuestionable. Por eso es esencial comprar aceite de neem de un lugar de confianza.

Si usted y su mascota pueden soportar el olor (ya que es uno olor muy fuerte) puede intentar hacer su propia solución en casa. La dilución adecuada es fundamental, y la mayoría de los veterinarios están de acuerdo en que el producto final no debe contener más del 1% de aceite de neem. Los dueños de mascotas pueden hacer su propio spray o champú con aceite de neem en una dilución 1:10 con otro aceite como de oliva o de almendras.

Los dueños de mascotas también pueden hacer sus propios productos tópicos agregando 25 ml de aceite a 400 ml de champú o agregando 1 taza de hojas de neem a 1 litro de agua hirviendo a fuego lento durante cinco minutos y usándolo diariamente como un aerosol local. Es recomendable probar un área pequeña en su mascota antes de tratar áreas inflamadas para ver si tiene una reacción alérgica al producto.

Riesgos de usar aceite de Neem

En la concentración correcta, el aceite de neem generalmente se considera seguro. El aceite de neem no está catalogado como un producto vegetal tóxico para perros, sin embargo siempre recomiendo un uso cuidadoso con todos los perros de acuerdo con las instrucciones del médico.

Otro motivo para consultar al veterinario de su mascota y un recordatorio de que natural no es necesariamente sinónimo de seguridad, es que el aceite de neem puede interactuar con insulina, algunos medicamentos orales para diabéticos y suplementos de hormonas tiroideas.

Como no se conocen los riesgos de usar aceite de neem sin diluir, no se recomienda que los dueños usen productos concentrados. Si el dueño de una mascota tiene que hacer su propia dilución, entonces se debe usar el factor de dilución 1:10 para tener total seguridad.

En su forma sin diluir, el aceite de neem puede irritar la superficie de la piel, especialmente en la piel ya irritada o si se deja durante más de 24 horas seguidas. Además, si se usa un producto sin diluir en una mascota y el producto se consume, entonces una mascota puede presentar salivación excesiva, cambios en el apetito, vómitos u otros problemas de salud.

El aceite de neem puede ayudar a repeler y matar los parásitos, pero los veterinarios recomiendan que no confíe en él como su única fuente de repelente de insectos. Si el aceite de neem proporciona una forma segura y eficaz de tratar otras afecciones es discutible en este momento.

Al igual que con otros remedios a base de hierbas, no hay suficientes datos disponibles para su uso en mascotas. En caso de duda, consulte siempre a su veterinario.