¿Al periquito le gusta que lo toquen y le cojan?

Todo dueño de una mascota tiene un deseo natural de abrazarla. Ayuda a formar una relación. Puede que te preguntes si a periquito le gusta que le cojan. Esto es lo que he descubierto tras realizar una amplia investigación.

¿Les gusta a los periquitos que les cojan?

Los periquitos no están acostumbrados a que los cojan, por lo que a algunos les puede disgustar. Sin embargo, puedes enseñar a tu periquito a sentirse más cómodo cuando lo manipules.

Si quieres que tu periquito se sienta tranquilo y receptivo a tus caricias, sigue leyendo para conocer algunos consejos que pueden ayudarte.

¿Puedes coger un periquito?

Nunca debes coger a un periquito directamente. En su lugar, debes centrarte en las señales del pájaro, a menos que tengas que sacar al periquito de una situación peligrosa. Es posible asustar más a un periquito asustado si lo fuerzas a cogerlo con la mano. Esto podría provocar un accidente o dañar tu vínculo con el animal.

Una alternativa mejor es averiguar los signos y ver si es receptivo a ser tocado.

Los periquitos y loros en general aceptan mejor el contacto físico que la mayoría de las aves. Sin embargo, todo depende de la personalidad del pájaro. Si un pájaro tuvo una experiencia traumática de joven, puede dudar de que lo toquen. A otros que tuvieron experiencias positivas puede gustarles más.

Algunos pájaros son más distantes que otros, pero la mayoría no lo son. Unos pueden dudar de entrar en la jaula porque nunca han estado dentro de ella o porque saben que no se les va a tocar. Otros pueden adorarla o abrazarla. La personalidad del pájaro afecta a esto. Algunos pájaros pueden ser más nerviosos que otros.

Comprende las señales de tu periquito

Entender las señales de tu periquito es uno de los primeros pasos para enseñarle a aceptar tus caricias. Si no quiere que lo toquen, debes escuchar sus demandas como si fuera una persona. Un periquito te hará saber si quiere que le toques o no a través de sus gestos.

Si tu periquito se pone rígido y te mira, es una indicación de que no quiere que lo manipules. Su postura defensiva es lo que hace que se ponga rígido. Intenta engañarte para que creas que no está ahí. Si sigues acercando tu mano hacia él, intentará morderte, así qu no te sorprendas.

Es posible que tu periquito no quiera ser manipulado si vuela o se aleja de tu mano. Está huyendo hacia un refugio seguro. Tu mano es vista por él como un peligro.

Tu periquito puede asustarse con cualquiera de estas señales. Cuando intentas acariciar su cabeza, puede provocar estos avisos. Si tu periquito no está acostumbrado a que le acaricien la parte posterior de la cabeza, podría percibirlo como una amenaza. Si continúas con tus intentos, te morderá.

Si tu periquito está tranquilo, es una buena señal de que está preparado para ser acariciado. Su postura no es rígida. Puede que siga mirándote, pero con interés y no con miedo.

Cuando toques por primera vez a tu periquito, éste dará otras señales que demuestran que le gusta que le acaricien. Una de ellas es que giran la cabeza hacia un lado. Está sugiriendo que estará encantado de que le rasques ahí también.

También inclinará la cabeza hacia abajo como señal. Te permite rascar detrás de su cuello, que es donde puedes llegar más lejos.

Los ojos del periquito deben estar cerrados si está dispuesto a aceptar tu contacto. Esto es un signo de seguridad. El pájaro confía lo suficiente en ti con su vida como para sentir que puede cerrar los ojos y dejar de buscar un depredador.

Empieza a entrenar cuando hay tranquilidad

Para empezar la educación, elige un momento en el que tu pájaro esté descansando. Debe ser cuando tu pájaro esté más tranquilo. Intentar manipular y sujetar a tu pájaro cuando ya está nervioso y angustiado podría empeorar las cosas.

El momento más habitual en que tu periquito está tranquilo es después de comer o justo antes de acostarse, cuando su estómago está lleno y sus niveles de energía son bajos.

Empieza hablándole a tu pájaro y manteniendo tu mano a la vista cuando estés seguro de que está tranquilo. Utiliza una voz tranquila y relajante cuando hables con tu periquito. Mantén ambas manos quietas y abiertas. Moverlas puede parecerles amenazante.

Cuando le hables a tu pájaro, acércate gradualmente con la mano. Estate atento a las señales que te indiquen si están contentos o descontentos. Si muestra malestar en algún momento, retira la mano lentamente y sigue hablándole. Luego descansa.

Puedes volver a intentarlo dentro de unos minutos.

Empieza por el pico.

El primer lugar para acostumbrar a tu periquito a que lo toquen es el pico. También implica que probablemente recibas unos cuantos picotazos. Querrás tener a mano pañuelos de papel y desinfectantes, ya que algunos periquitos pueden hacerte sangrar.

Do Parakeets Like to be Held?

Deberás hablarle suavemente a tu pájaro mientras te acercas de nuevo a su pico. Tu movimiento debe ser gradual. Mantén siempre tu mano a la vista de tu pájaro. Si se siente cómodo con tu aproximación, puedes acariciar suavemente tu dedo hacia arriba y hacia abajo a lo largo de su pico.

Como el pico está tan cerca de sus ojos, debes evitar tocarlos mientras les acaricias el pico. Esto puede ser un reto si su cabeza se mueve rápidamente. La solución ideal es utilizar caricias ligeras.

Acaricia suavemente su pico durante un rato, y luego intenta mover tu dedo hasta justo detrás de su pico en la cara. Tu objetivo es acariciar la piel de su cara en esta región.

A lo largo de este cambio, debes seguir hablándoles con voz tranquila.

Si son receptivos a tu tacto, puedes pasar a la siguiente zona. El objetivo aquí es poder acariciar, o rascar, los lados de su cabeza. Aquí es donde es ideal acariciar a tu periquito.

Si tu periquito se asusta o empieza a sentirse incómodo por cualquier motivo, retira lentamente tu mano y mantenla delante de él. Si tu periquito es asustadizo o tiene miedo de que le toquen, puede que tengas que repetir este proceso varias veces.

Después céntrate en su cuerpo

Puedes empezar acariciando los lados de su cabeza cuando se haya acostumbrado a que le toques la parte superior. Puede volver a morderte, sobre todo si no puede ver siempre tu mano. Puedes ayudarle a sentirse cómodo moviendo gradualmente tu mano hacia el lado de su cuerpo. Pueden ser necesarios algunos intentos para que se sienta cómodo con tu contacto.

La forma de acariciar a tu periquito es crucial una vez que puedas acercarte a él. Nunca roces sus plumas a contrapelo. La irritación puede causarles malestar, lo que podría hacer que se enfaden.

En su lugar, acarícialos en la dirección de sus plumas. Vigila la orientación de las plumas.

También puedes rascar las plumas de lado a lado.

Sigue acariciando a tu pájaro de esta manera hasta que se calme. Una vez que se haya relajado, puedes empezar a acariciar su cabeza y cuello hacia la parte trasera.

¿Dónde les gusta a los periquitos que les toquen?

A los periquitos lo que más les gusta es que les acaricien alrededor de las orejas. Se sienten más a gusto en los lados de la cabeza y obtienen cierto placer con ello. El objetivo final para que tu periquito disfrute de tus caricias es poder contactar con los lados de su cabeza.

También es importante que se acostumbren a tu tacto, lo que puede ser difícil si eres nuevo en ello. Los periquitos se acicalan unos a otros y también pueden acicalar a otros de su bandada. Si empiezas a acariciarles las plumas, puede que te vean como parte de la bandada que les ayuda a acicalarse.

Sin embargo, hay algunas zonas que debes evitar acariciar. La parte posterior de la cabeza y las plumas pueden ser puntos sensibles para ellos.

Acaricia a tu loro por los lados de la cabeza para que la experiencia sea más agradable.

Transición hasta llegar a coger a tu periquito

Si estás preparado para manejar a tu periquito, empieza por acariciarlo. Es fundamental recordar lo delicados que son los periquitos. Sus alas son bastante sensibles. Para que se acostumbren a posarse en tu dedo, empieza por el primer paso.

Como les has estado acariciando, deberían estar más a gusto con tu mano y, por tanto, pueden posarse en tu dedo sin dificultad. Para ayudarles a posarse, levanta el dedo justo por encima de ellos. Los periquitos pueden subir mucho más rápido de lo que pueden bajar.

También puedes agarrarlos suavemente una vez que estén en tu dedo. Nunca debes apretarlas. Deja que disfruten del calor de tu cuerpo y acaricia lentamente sus plumas con la punta de los dedos.

Respeta los límites

Los periquitos pueden desear o no ser manipulados o acariciados. Aunque lo intentes con todas tus fuerzas, puede que se asusten de ti o te vean como una amenaza. Como propietario de periquitos, lo mejor que puedes hacer es mostrar empatía por sus necesidades y respetar sus límites.

Hay muchos más métodos para relacionarse con tu periquito. Les gusta interactuar y jugar. Puedes comprarles rompecabezas, columpios y espejos para que queden extasiados.

Es importante recordar que, aunque tu periquito no quiera que le cojas en brazos, te quiere.

Reflexiones finales

La personalidad del periquito determinará si es posible o no que lo cojas o lo acaricies. Es posible que te puedas acercar a tu periquito con algo de paciencia y cuidado. Entender qué significa el comportamiento de tu pájaro y cómo cuidarlo puede ayudar a su éxito.