¿Cómo benefician los conejos a los humanos?

Si te preguntara: «¿Cuál es el beneficio de tener un conejo como mascota?», probablemente dirías algo como: «Mi conejo me hace compañía». Efectivamente, una de las mejores cosas de los conejos mascota es que evitan la soledad. Pero la compañía no es la única forma en que los conejos pueden beneficiar a los humanos.

Los conejos salvajes son una parte importante del ecosistema del planeta. Esto se debe a que ayudan a mantener bajo control las plantas invasoras (malas hierbas). A su vez, esto favorece que prosperen otras plantas, insectos y aves.  Además, los conejos como mascotas son buenos para los humanos porque mejoran nuestra salud física y mental.

Aunque los conejos son buenos para el planeta, algunas partes del mundo están superpobladas. Por ejemplo, algunas partes de Australia se han llenado de conejos, lo que ha causado graves daños a los cultivos. Pero, a pesar de este problema, los conejos siguen siendo una especie que merece la pena celebrar.

¿Cómo ayudan los conejos al mundo?

Los conejos benefician al mundo al menos de tres formas diferentes. Para ser más específicos, ellos:

  • Apoyo al medio ambiente – Los herbívoros, como los conejos, desempeñan un papel crucial en el mantenimiento de nuestros ecosistemas. De hecho, en los países en los que las poblaciones de conejos han disminuido (por ejemplo, en partes del Mediterráneo), el medio ambiente local se ha visto afectado.
  • Mejora de la salud física – Las investigaciones sugieren que tener un conejo puede hacernos más sanos.
  • Salud mental mejorada – Como son criaturas tranquilas y apacibles, los conejos pueden ayudar a aliviar la sensación de estrés. Los conejos como mascotas aumentan nuestro bienestar emocional de muchas maneras.
  • Si los conejos se extinguieran, el planeta estaría peor. De hecho, algunas partes del planeta sufrirían «efectos catastróficos», según un informe del NCBI.

    Cómo ayudan los conejos al ecosistema

    Los conejos son comunes en toda América del Norte, el Sudeste Asiático, Australia y Europa Occidental. En algunos de estos territorios, los conejos salvajes contribuyen al medio ambiente de forma muy positiva. Por ejemplo, las investigaciones sugieren que los conejos ayudan al medio ambiente de las siguientes 7 maneras.

    Mantener la vegetación bajo control

    Si tienes un conejo como mascota, sabrás la cantidad de comida que consumen en un día. Los conejos salvajes no son diferentes. Consumen tanta vegetación como las ovejas a lo largo de su vida. En muchos casos, esto es algo bueno porque ayuda a mantener las plantas invasoras bajo control.

    Según YTPE, los conejos silvestres del Reino Unido ayudan a mantener bajo control las zarzas, los espinos y las aliagas. Si los conejos no se comieran estas plantas invasoras, se extenderían como un incendio por el campo. Entre otras cosas, esto dificultaría el paseo de los humanos por el campo.

    Diversidad de plantas

    Además, como los conejos mantienen las malas hierbas bajo control, esto significa que otras plantas de bajo crecimiento tienen la oportunidad de crecer.

    Además, cuando los conejos pasan de una planta a otra, las semillas de las plantas se dispersan por el suelo. Esto ayuda a las plantas más pequeñas a ganar terreno.

    A esto se refieren los científicos cuando dicen que los conejos promueven la «diversidad vegetal».

    Bueno para los insectos y las aves

    Como ya se ha dicho, como los conejos suprimen el crecimiento de las malas hierbas y los arbustos, esto significa que pueden crecer plantas de bajo crecimiento.  Son estas plantas de bajo crecimiento las que atraen a mariposas, hormigas y otros insectos. A su vez, estos insectos atraen a una gran variedad de aves.

    Por tanto, al mantener la vegetación bajo control, los conejos fomentan el crecimiento de las plantas, los insectos y otros animales.

    Especies de presa

    Los conejos no sólo benefician a los pájaros e insectos, sino también a los mamíferos más grandes. En algunas partes de Europa, los conejos son una importante especie presa. Ayudan a mantener especies en peligro de extinción, como el lince ibérico y el águila imperial española.

    Enriquecimiento del suelo

    Si tienes un conejo como mascota, sabrás que producen una gran cantidad de orina. Según investigaciones recientes, el pis de los conejos es vital para el medio ambiente porque enriquece el suelo. Esto ayuda a que prosperen las especies vegetales y los insectos.

    Es difícil poner precio a los beneficios económicos de este suelo enriquecido. Algunos científicos creen que la orina de conejo tiene un valor incalculable para mantener ciertos ecosistemas, como la cuenca mediterránea.

    Elección de mascota ecológica

    Los conejos tienen una huella de carbono relativamente pequeña en comparación con otras mascotas. ¿Por qué los conejos son una opción ecológica? Bueno, como son herbívoros (sólo comen plantas), ninguno de sus alimentos procede de la agricultura animal. Incluso puedes cultivar la comida de tu conejo si tienes espacio en tu jardín.

    Además, si estás al tanto del cuidado de los conejos, el riesgo de enfermedades suele ser menor que el de otras mascotas. Esto significa que habrá menos visitas al veterinario.  Tampoco es necesario ir al parque para correr, porque los conejos están encantados de saltar por el patio.

    Los conejos están encantados de jugar con cosas que, de otro modo, habrías tirado, como rollos de cartón del váter, etc.

    Cómo los conejos pueden dañar el medio ambiente

    En algunos contextos, los conejos silvestres se consideran «plagas». Esto es especialmente cierto en países como Australia, donde los conejos son una especie no autóctona. Algunos problemas comunes son:

    Daños a los cultivos

    A lo largo de su vida, un conejo consume la misma cantidad que una oveja. Dado el número de conejos que hay en ciertas partes de Australia, esto puede provocar un sobrepastoreo y daños en los cultivos. Desgraciadamente, esto puede suponer importantes pérdidas económicas para los agricultores.

    Además, si los árboles jóvenes no se plantan en una zona a prueba de conejos, éstos suelen matarlos mediante un proceso llamado anillamiento. Básicamente, esto significa que el conejo mordisquea la corteza en la base del árbol. Según el RHS, esto interrumpe el flujo de agua y acaba matando al árbol.

    De este modo, grandes grupos de conejos pueden destruir cientos de árboles pequeños en un corto periodo de tiempo.

    Pérdida de especies

    Los conejos son beneficiosos para el medio ambiente porque son una fuente de alimento para otros animales. Sin embargo, el resultado es que las grandes poblaciones de conejos pueden animar a demasiados depredadores (como gatos callejeros, coyotes y zorros) a instalarse en una zona.

    Esto significa que estos depredadores se dirigen a mamíferos y aves más pequeños (a menudo autóctonos). Como resultado, las especies más pequeñas empiezan a extinguirse. Esto ha ocurrido en Australia, por ejemplo.

    Además, cuando los conejos se extendieron por primera vez por Australia, se apoderaron de madrigueras que ya habían sido creadas por especies autóctonas. Por ejemplo, expulsaron de sus hogares a los canguros de liebre rufo y a los bilbies. Ambos animales están ahora en peligro de extinción.

    Erosión

    Aunque la orina de los conejos hace que el suelo sea más fértil, se ha culpado a los conejos de la erosión del suelo en otras partes del mundo. Según algunos científicos, cuando los conejos se comen las plantas autóctonas, la capa superior del suelo queda expuesta a daños. La capa superior del suelo es delicada y puede tardar siglos en regenerarse.

    Sin embargo, este es un punto de debate. Algunos científicos creen que la erosión del suelo causada por los conejos es mínima, y su tendencia a enriquecer el suelo (mediante la micción) supera con creces el daño causado a la capa superficial del suelo.

    Los conejos causan los mayores daños en los países donde no son una especie autóctona. Además, pueden causar daños si conviven demasiados conejos en un mismo lugar.

    Sin embargo, en algunas partes del mundo, como la cuenca mediterránea y partes de EE.UU., los conejos están gravemente amenazados. Si se extinguieran en estas zonas, esto podría tener un impacto muy perjudicial en el medio ambiente local.

    Como planeta, nuestro mayor reto es garantizar que los conejos prosperen en las zonas que los necesitan, pero que no sobrepoblen las zonas que no los necesitan.

    Cómo los conejos apoyan la salud humana

    Los conejos tienen un impacto muy positivo en los humanos. El beneficio más evidente es la compañía. Sin embargo, es demasiado simple decir que los conejos son meros compañeros de los humanos. De hecho, las investigaciones sugieren que los conejos pueden mejorar nuestra salud cognitiva, emocional y física.

    Los conejos apoyan nuestra salud mental

    Tener una mascota es una de las formas más sencillas de mejorar nuestra salud mental. Los conejos son especialmente buenos para potenciar nuestra salud mental porque son criaturas tranquilas y apacibles. Muchas personas coinciden en que los conejos les ayudan a sentirse más tranquilos y equilibrados.

    De hecho, un informe reciente de Wiley sugiere que las mascotas pueden beneficiarnos de las siguientes maneras:

      • Las mascotas nos ayudan a conectar socialmente con otros seres humanos – Por ejemplo, los dueños de mascotas tienden a unirse a foros o grupos para hablar del cuidado de las mascotas (en línea y en persona).
      • Las mascotas pueden funcionar como parte de la familia – Esto es útil si nuestra propia familia no está cerca.
      • Desarrollar habilidades vitales y sentirnos más seguros de nuestras propias capacidades – Esto es especialmente cierto en personas que se están recuperando de una enfermedad mental de larga duración.
      • Pasar tiempo con los animales es relajante porque tenemos la sensación de que no nos juzgan. La mayoría de las interacciones entre humanos implican inevitablemente algún tipo de juicio. Pero no nos sentimos juzgados cuando miramos a los ojos de un animal. Por eso, relacionarse con un animal suele ser muy terapéutico.

    Esta es la razón por la que algunas universidades animan a los estudiantes estresados a pasar tiempo con sus conejos residentes.

    Los conejos de mascota ayudan a nuestra salud física

    Los conejos no sólo son buenos para nuestra salud mental; también son beneficiosos para nuestra salud física. Según un estudio reciente, los niños que crecen con mascotas peludas (perros, gatos, conejos, etc.) tienen menos probabilidades de desarrollar eczemas y alergias.

    Además, otras investigaciones sugieren que tener una mascota ayuda a reducir la presión arterial. Aunque es probable que los dueños de perros sean los más beneficiados en este sentido, tener un gato o un conejo también parece mejorar nuestra salud cardíaca. Esto puede deberse, como se ha dicho, a que los conejos ayudan a reducir nuestros niveles de estrés.

    Aunque los conejos no requieren paseos ni otras actividades extenuantes, nos animan a mantenernos activos. Por ejemplo, la jaula de un conejo necesita una limpieza profunda aproximadamente una vez a la semana. Los conejos también aprecian las sesiones regulares de juego/abrazos. Además, este ejercicio suave es placentero, por lo que ni siquiera nos damos cuenta de que lo estamos haciendo.

    Los conejos pueden apoyar el desarrollo infantil

    La mayoría de los niños están encantados con los conejos. Quizá sea porque los conejos aparecen en muchas fábulas y libros de cuentos infantiles. En cualquier caso, presentar conejos a los niños a una edad temprana puede ser muy útil para su desarrollo. Según Buen Comienzo, los conejos pueden

        • Construir una mayor autoestima en los niños
        • Fomentar una visión más positiva de la vida
        • Enseñar a los niños sobre el dolor, el estrés, la tristeza y la vulnerabilidad
              • Enseñar a los niños a ser responsables
                • Hay que decir que algunos conejos no son mascotas adecuadas para los niños pequeños. Por ejemplo
                , los

          conejos cabeza de león

              • son tímidos y se estresan fácilmente, por lo que son más adecuados para niños mayores o adultos.

          Los conejos holandeses son mansos y no se estresan fácilmente, por lo que estarían bien con niños más pequeños. Hay que vigilar a los niños cuando manipulen un conejo. Esto es por la seguridad del niño y del conejo.

          A la mayoría de los niños les encantaría tener la oportunidad de alimentar, acicalar y acariciar a un conejo. La terapia con animales puede utilizarse en situaciones en las que a los niños les cuesta comprometerse. Por ejemplo, si un niño se siente demasiado nervioso para asistir a la escuela infantil, saber que hay un conejo en el aula podría marcar la diferencia.

          Vivir en armonía con los conejos

          Su mayor contribución es ayudar a mantener bajo control las plantas invasoras (malas hierbas). A su vez, esto fomenta la diversidad de plantas y ayuda a los insectos y a los pájaros a prosperar. Sin embargo, en algunas partes del mundo, como Australia, los conejos pastan en exceso en los cultivos y amenazan a las especies autóctonas.

          Según la PETA, nuestro reto es desarrollar una forma humana (sin matanza) de controlar el número de conejos silvestres, especialmente en lugares donde no son una especie autóctona. Si lo conseguimos, nuestro planeta se beneficiará de estas maravillosas criaturas sin sufrir los daños causados por los conejos.

          En cuanto a los conejos como mascotas, son una opción ecológica. Por no mencionar que tienen un impacto positivo en la salud mental y física de los humanos.

Por ejemplo, los conejos son una opción ecológica.