Cómo enseñar a un conejo a saltar sobre tu regazo

Los conejos pueden saltar, ya que son capaces de subirse a tu regazo gracias a sus poderosas patas traseras. Convencerles de que lo hagan puede llevar algún tiempo, pero si perseveras, será gratificante, ya que demuestra la confianza que te has ganado con tu mascota. Echa un vistazo a las siguientes sugerencias y dale a tu conejo la oportunidad de expresar su amor por ti.

¿Cómo de difícil es entrenar a un conejo?

Si quieres adiestrar a tu conejo, ten en cuenta que los conejos jóvenes y viejos son los que más dificultades pueden plantear.

Los conejos jóvenes son más voluntariosos y quieren hacer sus propias cosas, pero pueden volverse más tranquilos una vez castrados. Dale tiempo a un conejo joven para que se acostumbre a su entorno antes de intentar establecer un vínculo con él o enseñarle trucos.

Si haces que se sientan cómodos durante esta nueva experiencia, será más probable que quieran interactuar contigo más adelante.

Si tienes un conejo mayor, no esperes que quiera aprender nuevos trucos. En cambio, necesitarán un entorno relajado y cómodo, ya que no son tan activos. Deja que se adapte antes de ver si quiere interactuar o establecer un vínculo contigo.

Juego estimulado

Los conejos tienen fama de ser tranquilos y tímidos, pero les encanta jugar igual que a los gatos. Anímales a divertirse en lugares que te resulten cómodos, como por ejemplo junto al sofá donde te sientas.

Los juguetes, como las pelotas de sauce, son un magnífico complemento que permite a los conejos jugar y sentirse gradualmente más a gusto.

Jugar con una pelota de sauce no sólo es una forma estupenda de establecer un vínculo con tu conejo, sino que también le proporciona estimulación mental y física.

Evita ser demasiado ambicioso

Ten en cuenta que los conejos no son cariñosos por naturaleza como muchos gatos y perros. Aunque salten de vez en cuando, pueden tardar en sentirse cómodos en tu regazo. Sé tolerante con ellos.

Incluso si ya has atraído a tu conejo a tu regazo con golosinas, puede que tenga menos ganas de acurrucarse. Acepta que cualquier intento de confinarlos físicamente sólo les incitará a irse.

1846462 Cómo enseñar a un conejo a saltar sobre tu regazo

Entrena a tu conejo para que salte a tu regazo en 6 sencillos pasos

1. Anímale a saltar por encima o sobre algo

Si te resulta difícil conseguir que tu conejo se acurruque en tu regazo, considera este enfoque más activo. Con la ayuda de algunas golosinas, intenta que salte sobre pequeños objetos, como una maceta o un palo.

Elige algo modesto para empezar, y puede que descubras que les gusta la actividad y el reto. También es posible que se den cuenta de que les estás animando a saltar cuando les enseñas el objeto. También puedes probar con un clicker. Se pueden encontrar en la mayoría de las tiendas de animales.

Aunque quieras que la experiencia sea divertida tanto para ti como para tu conejo, asegúrate de que las golosinas que le das son buenas para su salud. Además, evita hacer ruidos fuertes o animar, ya que los conejos se asustan con facilidad y se alejan si sienten que están llamando demasiado la atención.

Es bastante factible elevar gradualmente la altura como calentamiento para que salte sobre tu regazo si está saltando sobre algo por placer y no le hace daño.

Si dedicas unos días a fomentar su interés por este juego, dará sus frutos. Empezarán a entender tus sugerencias a través de acciones y sonidos concretos. Como resultado, te será más fácil comunicarte con ellos.

2. Siéntate en el suelo

Dado que los conejos son asustadizos por naturaleza, si quieres que tu mascota se sienta relajada en tu regazo y muestre afecto hacia ti, hará falta algo de tiempo y esfuerzo por tu parte.

Cuando te quedas en el suelo, pueden verte de cerca, lo que les tranquiliza. Esto es mucho mejor que hacer que tus pies sean lo único visible para ellos mientras te mueves por el jardín, lo que probablemente les asustaría.

Sentarse en el suelo no sólo disminuye las posibilidades de que se asusten y salgan corriendo, sino que también te da la oportunidad de demostrarles lo mucho que te importa acariciándoles. Cada día les gustará más tenerte cerca.

3. Coloca sus patas delanteras en tu regazo

Cuando se trata de animales, suele ser mejor permitirles hacer el primer movimiento para que se sientan cómodos. Algunos propietarios de conejos pueden animar a sus mascotas poniéndolas en su regazo e impidiendo suavemente que salten.

Es mucho mejor conseguir que den el primer paso. Cuando despeguen los pies del suelo, se sentirán inseguros, así que quédate cerca para ver si sienten curiosidad y lo intentan ellos mismos.

Hay formas de acelerar el proceso de acostumbrar a tu conejo a ti. Por ejemplo, ofrece a tu conejo una golosina si pone las dos patas delanteras en tu regazo o incluso simplemente se acerca. Aumenta gradualmente la apuesta cada vez para que se acostumbre a ti cada vez más.

Intenta besar justo por encima de la nariz de tu conejo para demostrarle afecto. Los animales anhelan este tipo de atención y les ayudará a aprender más rápido.

Querrán unirse a ti en el sofá y ser cariñosos en cuanto se den cuenta de que eres relajado y amable.

4. Convéncelos para que se aventuren más en tu regazo

Una vez que tu conejo se sienta cómodo contigo, puedes animarle a ir más lejos colocando las golosinas un poco más lejos. Cuando el conejo se estire para alcanzar su golosina favorita, se dará cuenta de que saltar a tu regazo está bien. Espera que el conejo sea tímido al principio, porque le estás pidiendo que salte a una superficie a la que no está acostumbrado.

En lugar de provocar a tu conejo moviendo la golosina cuando la alcance, intenta ajustar lo que se requiere cada vez. Esto le hará saber que si va más lejos, la golosina estará allí esperándole.

Realiza este proceso lentamente y prepárate para tardar más tiempo si tu conejo es pequeño. Progresa gradualmente, permitiendo que tu mascota se sienta cómoda a tu alrededor y se adapte a tu olor.

Incluso los conejos más seguros serán cautelosos por naturaleza, y deben aprender que no habrá consecuencias negativas si depositan su fe en ti.

5. El salto final

Con estos pasos realizados y el hito alcanzado, estarás más que preparado para terminar el proceso. Crea un espacio para tu conejo colocando el premio lo más cerca posible del centro de tu regazo. Después de hacerlo, utiliza los gestos reconfortantes que hayáis establecido juntos para demostrarle que está a salvo contigo.

No te preocupes si bajan rápidamente. Es más importante transmitirles que tienen la opción de hacerlo si lo desean. Mantenerlos físicamente en un lugar no aumentará su confianza en ti.

Esta es una etapa difícil. Es posible que tu conejo no quiera inmediatamente recibir afecto de ti, por lo que hay que crear confianza. Si se hace correctamente, la actitud de tu mascota cambiará como resultado del tiempo y el esfuerzo invertidos en establecer una conexión.

6. Pasar al sofá

Cuando tu mascota se sienta cómoda saltando sobre tu regazo cuando estás en el suelo, es el momento de probar con el sofá. Por el contrario, en lugar de cogerlos, ofréceles una golosina y tiéntalos para que salten al sofá de la misma manera.

Esto puede llevar algún tiempo porque no están acostumbrados a la superficie y el salto será mayor que antes. Si crees que el sofá es demasiado alto, puedes utilizar un escalón para que el proceso sea más gradual.

Ahora debería ser posible poner a tu conejo en tu regazo después de que haya explorado el sofá y se haya acostumbrado a la textura rugosa. Si sigues los mismos procedimientos que antes, no hay razón para que esto no funcione, e incluso puede ir más rápido.

Pasarán unos días hasta que tu nueva mascota se sienta cómoda en tu regazo. Pero no te preocupes, una vez que se acostumbre, estará encantada de estar cerca de ti.

Si tu conejo sigue prefiriendo sentarse a tu lado en lugar de en tu regazo, no te desanimes demasiado. Siguen estando cerca y son agradables en tu presencia, así que déjate llevar por sus preferencias en lugar de forzar la situación.