¿Se lleva bien con los gatos el Pastor Alemán?

El pastor alemán es muy inteligente, pero ¿es lo sufientemente inteligente para relacionarse con tu gato? Me encantan mucho los perros y también los gatos y quería saber si es factible que coexistan en paz. Busqué un poco e investigué un tanto, y esto es lo que encontré.

Por lo tanto, ¿es posible que un pastor alemán se lleve bien con un gato? El pastor alemán tiene un gran instinto de caza que puede dificultar que no vea a tu gato como una presa que merece la pena perseguir. De todas formas, si el pastor alemán socializa adecuadamente desde el momento en que es cachorro, no tendrá ningún inconveniente a la hora de relacionarse con los gatos.

El pastor alemán es lo bastante listo como para saber en quién confiar y a quién perseguir. Sin embargo, si no les proporcionas el adiestramiento que necesitan, podrían rápidamente perder el control y maltratar todo lo que se mueva en su entorno.

¿Pueden los gatos y los perros llevarse bien?

Se trata de un tópico tan viejo como la misma historia de la humanidad. La rivalidad que ha persistido más tiempo que la rivalidad entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona, un odio mucho más profundo que el que sientes por el pago de impuestos.

Sí, me refiero a los gatos y a los perros. Unos enemigos tan viejos como el mundo.

Si hubiera alguien que pudiera superar el muro y corregir la separación que hay entre los dos enemigos más antiguos de la humanidad, sin duda alguna sería el pastor alemán.

El Pastor Alemán es grande, pero es lo bastante ingenioso como para saber cuándo hay que ser amable. Quien haya tenido un Pastor Alemán adulto en el mismo cuarto que un bebé puede ser testigo de ello. Es jodidamente adorable.

Pero, ¿ese comportamiento amable se aplica también a nuestros amigos gatos? ¿Pueden los pastores alemanes congeniar con los gatos?

Can German shepherd get along with cats?

El pastor alemán es el genio del mundo canino, pero eso no les impide que sigan su instinto. Si el pastor alemán no está bien educado, perseguirá a un gato antes de que te des cuenta de que lo está haciendo.

Pero eso no quiere decir que el pastor alemán no pueda dominar su instinto.

Si socializas adecuadamente a tu Pastor Alemán a partir del momento en que sea un cachorro, se llevarán bien con otros perros y no sólo con los gatos, sino también con los extraños.

Pero ¿Qué quiere decir «socializar» a un perro y como lo hago bien?

Aquí es precisamente donde centraremos la atención.

El instinto de cazar gatos

The Cat-Chasing Instinct

¿Te has preguntado alguna vez por qué a tu pastor alemán le encanta tanto la persecución de gatos? La respuesta es sencilla, ¡está en sus genes, querido amigo!

El pastor alemán es un perro de trabajo y supongo que puedes adivinar su especialidad. Los pastores de todo el mundo utilizan hoy en día a los pastores alemanes para cuidar de sus rebaños.

El pastor alemán se mueve a lo largo de todo el rebaño para asegurarse de que ninguna oveja resulte dañada o corra peligro. Pellizcan en los tobillos de los jóvenes corderos que se atrevan a separar una pata de la fila. El trabajo es duro, pero son muy buenos en ello.

Puede que muchos pastores alemanes abandonaran la naturaleza agreste y repleta de ovejas por un tipo de vida más suburbana, sin embargo, eso no quiere decir que abandonaran por completo su instinto.

El deseo de perseguir a las mullidas ovejas y pellizcar sus tobillos persiste, y a falta de ovejas, el felino es un sustituto idóneo.

¿Cómo puedes entrenar a tu perro para que olvide su poderoso instinto de acosar a los gatos? Tú deseas convertirlo en un ejemplo de buen comportamiento, pero venga, incluso a ti te resulta complicado no fastidiar a tu gato.

Por lo tanto, la solución está en la socialización de tu perro.

Entrenamiento de gatos para tu Pastor Alemán

Los perros son muy parecidos a las personas. Algunos disfrutan mucho conociendo a gente desconocida, pero otros prefieren ser más reservados. Parece que a todos les encanta abalanzarse sobre ti apenas acabas de vestirte con tu traje recién lavado en seco el día de tu importante reunión de trabajo.

Aunque algunos perros parezcan ser naturalmente propensos a relacionarse, todos ellos pueden ser adiestrados para que toleren la compañía de personas y animales.

Este adiestramiento es conocido por los criadores bajo el nombre de «Socializar».

Socializar a tu pastor alemán es bastante sencillo. Cualquiera se pone nervioso cuando está con gente nueva, y eso también incluye a tu pastor alemán. A medida que pasas más tiempo realizando una actividad nueva o tratando de conocer a alguien, el miedo es menor y te puedes relajar. Igualmente, lo que pasa con tu perro.

Un pastor alemán que no sale a la calle, no podrá socializar con otros muy bien. Como los niños que son educados en casa y nunca se adaptan. Lo siento por los niños que recibieron clases en su casa.

Así que para socializar de forma efectiva a tu pastor alemán (¡y tal vez sea lo mismo para los niños que reciben educación en el hogar!), necesitas conseguir que estén cerca de otros perros, otros animales y otras personas de forma que se acostumbren a ellos.

Conforme al American Kennel Club, el pastor alemán está más dispuesto a educarse y socializar en los primeros tres meses, por lo que hay que empezar pronto.

Puedes empezar alimentando a tu gato y a tu cachorro de pastor alemán en estrecha cercanía entre sí. Al darle de comer, coloca a tu perro a un costado de una habitación cerrada y a tu gato en el otro lado. Al verse, pueden asustarse, pero la cercanía les ayudará a adaptarse al olor del otro.

Ahora bien, antes de acercar su perro a tu gatito, comprueba que conoce y cumple tres ordenes muy importantes:

  1. Siéntate
  2. Quédate
  3. Y la más importante que es… Suelta!.

Estas tres órdenes son suficientes como para que haya una relación directa.

La introducción de la primera interacción entre tu gatito y tu cachorro debería ser rápida y, con un poco de suerte, apacible. Mantén a tu perrito en una caseta y pon a tu gatito frente a él. Permite que se relacionen entre sí unos 5 o 10 minutos.

En caso de que el perro manifieste cualquier tipo de agresividad, dile de inmediato que «no». Si continúa con su agresividad, inmediatamente coge al gatito y vete. De este modo, le estarás quitando una «cosa buena» a tu perro. Su presencia, siendo la «cosa buena».

Sigue adelante y continúa con las interacciones tranquilas por un par de semanas, incrementando poco a poco el período de interacciones hasta que los animales sean capaces de permanecer tranquilamente una media hora en mutua compañía.

Una vez que el perro esté listo, retíralo de la caseta y déjalo que se relacione con el gato mientras esté atado con una correa. A continuación, repite el proceso como si aún estuviera en la caseta, alejándolo de inmediato del gato en caso de que muestre un comportamiento violento o no cumpla las órdenes.

Permite a los dos animales relacionarse entre sí hasta que la relación sea apacible, y después vuelve a repetir todo el proceso, pero sin la correa. Encárgate de supervisar de forma cercana a tu perro.

El pastor alemán puede ser muy territorial, por lo tanto es bueno estar seguro de que tenga su espacio personal. Piense en poner un colgajo de gato en una puerta cerrada. El sitio detrás de ella podría ser el «territorio» de tu gato y el perro puede tener todo el resto del lugar.

Recuerda que tu pastor alemán llegará a pesar más de 90 libras. Él podría convertirse en una importante amenaza para tu pequeño gatito, aunque sólo esté divirtiéndose.

Si tu pastor alemán se muestra especialmente bullicioso, envíalo a una academia para cachorros que le ayude a relacionarse con los demás. La escuela para cachorros, aparte de ser una gran forma de socializar de manera efectiva a tu perro, le puede enseñar las órdenes más básicas y colaborar en el trabajo de la casa.

Consejos prácticos para el entrenamiento del Pastor Alemán

  • En caso de ser adoptado, pregunta a un empleado del refugio si se crió con gatos. En caso afirmativo, probablemente se comportará mucho mejor con el tuyo.
  • Esteriliza o castra al pastor alemán sobre los 6 meses cuando alcance la pubertad. Esto reducirá en gran medida el patrón de conducta dominante que le demuestra a tu gatito.
  • Al pastor alemán le apasiona corretear y enloquecer. Procura que el perro haga mucho ejercicio y así será más difícil que acose a tu gato.
  • El pastor alemán reacciona bien a los refuerzos positivos con muchas recompensas para perros. No tengas temor de brindarles alabanzas cuando se comporten bien, o de privarlos de la recompensa si hacen algo incorrecto.
Can German shepherd get along with cats?

Preguntas relacionadas:

¿Se llevan bien con los niños los pastores alemanes? Un pastor alemán muy bien socializado se llevará bien con todos los niños, aunque siempre existen algunas excepciones. Los niños pequeños pueden causar problemas por diversas razones. Probablemente un niño inquieto le dé un golpe en la nariz a un perro y hasta al perro más bondadoso le puede costar trabajo resistirse a defenderse.

¿Son los pastores alemanes buenos para la familia? El pastor alemán es el 2º perro preferido de los Estados Unidos y con razón. Estos perros listos, fieles y bonitos están repletos de juegos y bromas. Se portan muy bien y muestran una conducta alegre. El pastor alemán es visto como un gran perro para familias con niños de cualquier edad.